Es tiempo de acabar con las creencias limitantes que debes haber descubierto en la parte uno de este tema. Esto es algo que es mucho más difícil de hacer que simplemente descubrirlas, lo bueno es que las instrucciones son sencillas, solamente requieren de voluntad y disciplina…

Parte 1: Descubre las creencias limitantes…

 

Cuando te preguntes porqué es que estas dedicando tanto tiempo, energía y disciplina a esto, recuerda el beneficio que obtendrás una vez que hayas completado el trabajo. Las personas más exitosas actúan con respecto a sus imaginaciones, le permiten a sus aventuras viajar más allá del dominio de la posibilidad . Las creencias limitantes evitan que las personas rompan ese dominio de mediocridad hacia una vida exitosa.

Pruébate que estás equivocado
La más rápida y fácil manera de desaparecer una creencia limitante de una vez por todas es la de probarte que está equivocada. No es tan difícil de hacer, solo tienes que insistir hasta lograrlo.

Hasta 1954 se había considerado casi imposible correr una milla en cuatro minutos, y en ese año de hecho se logró. Después de eso el record se ha vuelto a romper una y otra vez por los corredores. ¿Por qué? El primer corredor en romper ese límite probó que era una creencia errónea y mentalmente eso permitió a otros corredores lograrlo también. Averigua lo que tomará que te pruebes a ti mismo que tu creencia está equivocada y llévalo a cabo. No puede ser más sencillo que eso, sin embargo lo más seguro es que no quieras tomar el camino fácil en esto, así que ¿Qué otra cosa puedes hacer?

Limpieza interior
No puedes quitar algo de tu ambiente si no lo puedes ver, o siquiera saber qué cosa es. Algunas veces no tenemos el conocimiento consciente de nuestras creencias limitantes. Por ejemplo, mucha gente no se da cuenta de que se siente incómoda con la idea de ganar dinero fácilmente, porque la relación entre ganar dinero y trabajo duro ha sido enraizada en su mente desde su niñez.

En el capítulo uno de este artículo, es posible que hayas descubierto creencias que te están limitando que ni siquiera sabías que las tenías, mientras que otras ya las habías detectado. En este caso, una vez que has descubierto lo que te está impidiendo avanzar, puedes observar internamente no sólo a la creencia sino también al contexto que la generó. Comprender de dónde vino es igualmente importante como reconocer que la tienes.

 

Esto es lo que puedes hacer:

Paso 1. Escribe la creencia limitante de una manera clara y precisa. Por ejemplo, “dinero bueno solamente se logra cuando trabajas duro”

Paso 2. Piensa en el diálogo interno que la creó, o del porqué existe, esta creencia por ejemplo, “hacer dinero sin esfuerzo es moralmente erróneo”, o “yo no merezco dinero fácil”

Paso 3. Observa el miedo que refuerza esta creencia,“si yo gano dinero sin trabajo duro, soy corrupto  y avaro como esas otras personas ricas y perezosas”

Paso 4. Intenta recordar experiencias que puedan haber contribuido o causado esta creencia limitante.

 

En este momento ya debes de tener una buena idea, no solamente de lo que esa creencia limitante es, sino también del porqué está ahí y cuáles son sus efectos, así como saber cuál es el diálogo interno que está generando. Ahora necesitamos “traer a la realidad la teoría”.

 

  1. Escribe qué es lo que hacer a esta creencia limitante tan limitante: “Si continuo interactuando en la realidad basándome en esta suposición, estaré trabajando duro a cambio de unos pesos, por el resto de mi vida”
  1. Escribe que es lo que hace que esta creencia limitante sea una idea
    ridícula: “No hay nada erróneo en ganar dinero, lo único erróneo es
    convertirse en una persona diferente, más avara, a causa del
    dinero”.

 

Es importante tener una idea clara no solamente de lo que la creencia es y dentro de qué contexto existe, sino también del porqué es una idea ridícula. Si no tienes una idea clara del porqué esta creencia está equivocada, no te será posible superarla.

A la mente no le funciona una aspiradora, así que ahora que has acabado, desde el punto de vista intelectual,  con esta creencia que te impedía avanzar, es necesario implantar una nueva creencia para que la anterior no reclame de nuevo su trono.

  1. Escribe la creencia nueva que reemplazará a la limitante:
    “Ganar dinero sin esfuerzo es la mejor forma de vivir”
  2. Que clase de diálogo interno continuará en tu mente si mantienes
    esta creencia, escríbelo.
  3. “Ganar dinero sin trabajar duro, me da más tiempo para enfocarme en las cosas importantes de la vida, como mi familia, en lugar de ocupar todo el tiempo preocupándome de ir sobreviviendo día con día”.

 

En el paso 3 del primer proceso, definimos el miedo que acompaña a nuestra creencia limitante, porque el miedo es el que le da poder. ¿De donde es que tu nueva creencia obtendrá su poder?

“Ganar dinero fácilmente no me hace una persona diferente, a menos de que yo lo permita. Yo puedo utilizar el dinero para lograr un cambio más grande en mi vida y en las vidas de otros”

Técnica del reemplazo
Similar a la técnica de demostración que intentamos en la parte uno () de encontrar nuestras creencias limitantes y algunas nuevas que nos podrían ayudar, ahora dedicaremos una cierta cantidad de tiempo para reforzar nuestra nueva creencia de reemplazo. Lo mejor para arraigar nuevas creencias es trabajar en ello de 30 a 60 días, sin embargo cualquier cantidad de tiempo que le dediques, decídelo antes de empezar. El siguiente período será duro. Durante este tiempo vivirás como si de verdad creyeras esta nueva creencia que estás tratando de adquirir y entrenándote a ti mismo a pensar de esa manera.

Las creencias causan pensamientos, pero disciplinarte a ti mismo para cambiar tus pensamientos puede voltear la situación y cambiar tus creencias con el tiempo.Es importante que recuerdes tu nueva creencia en todo momento, porque la sola disciplina rara vez funciona. Asegúrate de no olvidar tu nueva creencia en los lugares que cuenta como en el monitor de tu computadora en caso de que trabajes en ella mucho tiempo, si estás tratando de dejar de fumar, evita los lugares de fumadores. Pega un letrero en lugares estratégicos por donde pases para irte recordando de lo que estás tratando de lograr. No hay mucho más que hacer además de esto que hemos visto, más que pasar de 30 a 60 días concentrando tu atención y disciplina la mayor parte del tiempo, en remover esas creencias tan profundamente arraigadas.

Has hecho todo lo que puedes para asegurarte las posibilidades de éxito hasta este punto. ¡Nadie dijo que sería fácil! Visualiza más allá y estarás al final agradecido por el esfuerzo que pusiste en esto. Estamos hablando de creencias, que son algunos de los elementos más fundamentales de nuestra existencia diaria, y no es malo cambiarlas, aún las más pequeñas, si es que nos están impidiendo lograr nuestras metas.

¿Cuál es la peor creencia limitante de todas?
Yo creo que es pensar en el concepto de lo imposible, comienza por trabajar en eso…

Espero que te sirva. ¡Organízate para ser feliz!
Maca

 

Maca Hernandez
OrganízateYa!

México, CDMX

Compartir: