No hay muchas cosas que sean más importantes para tu bienestar que tu autoestima. La autoestima es la reputación que tu conciencia tiene de si misma, sin importar si piensas que mereces la felicidad o no, depende de tu autoestima, es la que dicta cuánto te valoras a ti mismo y cuanto valoras tu vida.

Para ti como individuo no hay nada más importante que valorarte a ti mismo y valorar tu vida. Todo depende de ello. La felicidad de tu familia depende de ello. Es lo que determina como interactúas con tu alrededor y lo quieras o no, esa interacción va a ser más positiva o más negativa.

Aquí te comparto 3 cosas que puedes comenzar a hacer el día de hoy para que incrementes tu confianza. No son cosas que arreglarán rápidamente tu situación, si te funcionarán, pero va a tomar un poco de tiempo. Vale la pena apegarse a estas recomendaciones hasta el final, porque cuando funcionan, los cambios en tu manera de pensar y en tu autoestima se quedarán contigo de por vida.

1. Conócete a ti mismo

¿Quién eres? ¿Qué te motiva? ¿Qué te entristece? ¿Por qué te dejas llevar por una cosa y no por otra? ¿Por qué te sientes preocupado en una situación y no en otra? ¿Cuáles son tus valores y tus creencias? ¿De dónde vienen?

Esta introspección te será agotadora al principio, pero una vez que te hayas hecho el hábito de cuestionar cada emoción que sientas y que la valides, comenzarás a ver un patrón. Este patrón será el mapa para el origen de cualquier emoción negativa.

Una vez que encuentras el origen, acaba con él sin piedad, no tiene porqué hacerte sentir menos. Es importante ser duro con los monstruos internos que quieren acabar contigo, pero también necesitas sentir compasión por ti mismo. Nunca te hables de manera negativa acerca de ti mismo, y repite este proceso hasta que te conozcas por dentro y por fuera, hasta que comprendas todo lo que sientes y porqué lo sientes. Entonces repítelo otra vez hasta que comprendas todo lo que haces y porqué lo haces.

Cuando descubres algo que está envenenando tu alma, tienes que deshacerte de ello. Toma algún tiempo eliminar un comportamiento / pensamiento / hábito que has tenido por un largo tiempo, pero no es imposible, y hacerlo es esencial para la calidad de vida que puedas tener tú y los que te rodean.

2. Colócate en primer lugar siempre

Sé que esto puede sonar egoísta por todo lo que te han enseñado acerca de ser una buena persona, pero te prometo que si deseas mejorar tu autoestima y mantenerla por el resto de tu vida, entonces lo primero que tienes que hacer es ver por ti primero, antes que nada.

Cuando te colocas en primer lugar, te das cuenta de que eres valioso. Por ejemplo, si alguien te pide que le cuides a su gato por el fin de semana y tú odias los gatos, entonces deberías decir que no, porque los beneficios que te dará el hacer esto por alguien más (ver a tu amigo contento / sentirte bien de hacer una buena acción por los demás), no se equipará con los problemas que te traerá hacer esto por un amigo. Cuídate primero a ti mismo.

Por otro lado, si esta persona es tu hija y hacerla feliz te vale la pena el sacrificio de tener un gato en tu casa, entonces hazlo. Haz lo que te haga sentir de lo mejor sin herir a nadie más, y no dejes que nadie te llame egoísta, no pueden esperar que te sacrifiques por ellos. Al pedirte que lo hagas, te están diciendo que ellos valen más que tú y eso afectará tu confianza en ti mismo.

Las personas que son más confiadas en el mundo se cuidan primero y después de que hayan hecho un buen trabajo en sí mismos, entonces comienzan a dar a otros. Las personas felices dan de una manera muy natural. No minimices la grandeza que tiene el ser humano, somos fundamentalmente buenas personas.

3. No aceptes culpas que no mereces

Una de las peores cosas que puedes hacer por tu autoestima es aceptar la culpa de algo cuando no hiciste nada para merecerla. Tomemos el ejemplo anterior. Digamos que le dices a tu hija que de ninguna manera le cuidarás al gato, porque te araña y porque tira mucho pelo que se quedará en tus muebles y en el ambiente de tu casa. No permitas que tu hija te haga sentir culpable por no querer hacerlo, aún cuando ella diga “pero tú eres mi mamá / papá, a quién más voy a recurrir”

Estar cerca para ella no incluye que tú lo pases mal porque ella quiere ir a divertirse por el fin de semana. Tu hija no va a sufrir mayormemente, solo tendrá que buscar otras opciones cuando vea que la tuya no le funcionó, ella tiene que aprender a respetar tus límites.

En resumen

Todo se resume en cuán bien te conozcas y cuán bien te trates a ti mismo, porque como mencioné antes, tu autoestima es la reputación que tú tienes con tu ser interior. Asegúrate de que esa reputación sea buena ocupándote bien de ella y de tratarla con respeto. Nunca la hagas sentir mal sin razón y haz un esfuerzo por conocerla. Si haces estas cosas de manera consistente, tu reputación se elevará enormemente. Espero que las recomendaciones te ayuden.
Maca

Maca Hernández
OrganízateYa!

México, CDMX

Compartir: