Ya hemos hablado que la organización en tu vida es sumamente importante, ya que te permite tener el control,  y quizá un punto esencial es tener orden en el área de tus finanzas.

No mantener un orden en tus finanzas puede literalmente costarte dinero, arriesgas tu record de crédito, y desde luego puede costarte mucho tiempo porque la falta de orden te llevará a búsquedas de documentos que no sabes dónde los dejaste.

Estas son unas recomendaciones que te comparto
para que puedas tener el control
:

 

  • Todo en un solo lugar.
    Mantén todos tus documentos que tienen que ver con tus finanzas juntos, reúne todos los archivos en un solo lugar. Si no puedes encontrar tus cuentas, no podrás pagarlas a tiempo. Puedes abrir un fólder para las cuentas que tengas pendientes de guardar y revísalo continuamente para que no se te escape nada. Cualquier cuenta que te llegue, anota en tu agenda el pago que deberás hacer en la fecha indicada, y guarda el comprobante en el fólder de las cuentas pendientes.
  • Haz el balance de tu cuenta.
    Ya sé que no te gusta hacerlo, a ninguno nos gusta, sin embargo llevarlo a cabo puntualmente te garantizará que tu saldo coincidirá con el banco y evitarás errores que pueden costarte dinero y tiempo. Es importante también que anotes en tu saldo lo que ingresó o los pagos que se hicieron para que siempre tengas el saldo actualizado.
  • Utiliza el servicio bancario de Internet.
    Este servicio te ahorra mucho tiempo y con ello también dinero, porque puedes resolver muchos pagos sentado frente a tu computadora, en lugar de salir a realizarlos. Te da también la facilidad de poder ir revisando tu saldo para que siempre coincida con el del banco. Registra tus tarjetas y lo que sea necesario según tus pagos mensuales, para que sea más rápido atenderlos.
  • Si manejas la tarjeta de débito.
    Es importante que si haces compras con la tarjeta de crédito, anotes inmediatamente en tu cuenta de cheques las cantidades para evitarte llegar a un saldo rojo que ahora cuesta una buena comisión. Hazte el hábito de que llegando a casa o a la oficina, revises los comprobantes y los anotes en la chequera, sacando el nuevo saldo.
  • Si tienes cargos automáticos en tu chequera.
    Este servicio es muy práctico y también te ahorra mucho tiempo, sin embargo, también te puede llevar a números rojos si no cuentas con un buen saldo en tu cuenta de cheques. Utiliza una etiqueta autoadhesiva para pegarla en el siguiente cheque disponible, donde anotes los conceptos y cantidades de los cargos que te hacen mensualmente a tu chequera, para que siempre los tengas en mente. Revisando tu saldo en línea, podrás ir revisando cuándo te hacen estos cargos, para irlos anotando y restando de tu saldo.
  • Si tus tarjetas se deben pagar el mismo día.
    Esto te puede complicar tu equilibro monetario, ya que tendrás que pagarlas todas dentro de la misma quincena. Pide a tu banco que te cambie alguna de ellas para que los pagos se repartan en las dos quincenas y evites quedarte con poco efectivo en una de ellas.
  • Mantén tus archivos en orden. Es importante revisar de vez en cuando que todo lo que cada archivo contiene sea necesario, quitar lo que ya no sirva y cuidar el orden de fechas para ocupar el menor tiempo posible cuando requieras algún documento.
  • Entrena a la familia. Si le has dado una tarjeta de crédito a tu pareja o a tus hijos, es importante que sepan sus límites para que no firmes demasiado en un determinado momento y que no te sea posible liquidar la cuenta una vez que te llegue el pago. Manténganse en constante comunicación para evitar problemas financieros.
  • La pareja debe estar enterada.
    Cuando solamente uno de ellos lleva las cuentas y el otro no está enterado, es una situación muy complicada cuando llega un momento en el que esta persona no puede atender la cuestión financiera y la pareja se ve obligada a aprender de la peor manera. Lo mejor es que ambos sepan dónde están las cosas, cómo se hacen los pagos, cuáles son las claves para entrar a las cuentas en Internet, y todo lo que tenga que ver con la situación financiera familiar. Es bueno que ambos estén preparados, que ambos tomen decisiones y que cualquiera de los dos pueda tomar las riendas en caso necesario.
  • Que las cuentas tengan especificado un beneficiario
    y actualiza tu testamento siempre que sea necesario. Evítales problemas a la familia dejando todo arreglado y claro.

 

En resumen, para organizar tus finanzas puedes desarrollar el plan de trabajo que mejor funcione para ti y para tu familia. Todos tenemos diferentes situaciones y maneras de trabajar, lo que le puede funcionar a uno, puede no ser apto para alguien más. Puedes utilizar un programa de computadora o sencillamente papel y lápiz, eso no es importante, pero si es necesario llevar un control para que sepas con cuánto cuentas y qué es lo que puedes hacer con ello, además de mantenerte dentro de tus límites financieros.

Cuando encuentres un sistema que te funcione, enséñalo a la pareja, infórmale dónde está todo y sigue con ello de una manera consistente. Esta es un área en la que no puedes permitirte la desorganización. Lo bueno es que estás a solo unos pasos de lograrlo, y con un poco de motivación estarás en el camino de controlar tus finanzas.

Siempre que estés al tanto de adónde se va tu dinero y cuánto llevas gastado, será más fácil mantenerte dentro de tus limites y que puedas hacer un mejor uso de tus ingresos.

Es necesario organizar tus finanzas para que puedas vivir mejor y disfrutar de la vida quitándote el estrés de no saber lo que estás haciendo con tu dinero.
Maca

 

Maca Hernández
Organizateya!
México, CDMX

 

Compartir: