En ocasiones postergar cosas sin importancia te ayuda,
pero postergar lo importante te impide avanzar.

Nunca la damos importancia a las pequeñas cosas y estas se multiplican. Sin darte cuenta ya es casi la hora de salida del trabajo y no has hecho nada de lo que seguramente tendrá mucha importancia en 5 años. Pero sí has revisado tus correos una docena de veces en el día, te has tomado el tiempo para tomar 3 cafés con los compañeros del trabajo, te has informado de las últimas noticias, has leído algunas publicaciones triviales y posiblemente hiciste algunas tú mismo, has puesto más papel en tu impresora, reemplazado tu caja de pañuelos faciales y limpiado la pantalla de tu monitor. Has estado muy ocupado, pero no has completado nada que tenga un valor para nadie. Todo tu día desapareció con hábitos inconscientes en lugar de acción consciente.

Hacer las cosas pequeñas primero es una de las formas más traicioneras de la postergación, porque pareciera que estás siendo muy productivo. Razonando piensas que tienes tiempo de sobra para ocuparte y resolver las cosas más grandes e importantes más tarde. Y eventualmente sabes que llegarás a lo importante, cuando la presión del tiempo ya es enorme. El problema es que existen muchas cosas importantes que nunca se convierten en urgentes hasta que es demasiado tarde. Las oportunidades no te esperarán por siempre.

La verdad es que muchos de nosotros el día de hoy tenemos muchas más cosas anotadas en nuestra lista de pendientes de las que podemos completar. Cada día tengo la opción de trabajar entre las tareas sin ningún sentido o los proyectos importantes para mí. Los días que elijo atender las pequeñas cosas primero, termino el día sintiendo que logré muy poco, aun cuando trabajé muchas horas. Pero cuando elijo atender lo importante primero, que son mis proyectos, me siento maravillosamente bien, sabiendo que estoy en el camino de producir mejores resultados.

No todas las tareas son iguales

Algunas tareas requieren demasiado tiempo, algunas otras no ofrecen ningún beneficio en realidad. Con más tareas que tiempo no tenemos otra opción que postergar, así que la clave está en postergar conscientemente. Quita de en medio aquellas tareas que produzcan un pequeño o ningún valor tanto como puedas, e invierte ese tiempo en los verdaderos ganadores que es lo importante en tu vida para que logres tus propósitos.

A pesar de ser una persona organizada, estoy constantemente postergando las tareas que no son importantes. Las tareas de rutina no son importantes, su importancia radica en no postergarlas tanto que te compliquen la vida, así que mantente atento.

En ocasiones postergar tiene buenos resultados porque algunas de esas tareas dejan de ser objeto de mantenerse en nuestra lista de pendientes. Algo cambia y ya no es necesario atenderlas, o aparecen nuevos recursos que hace que la tarea sea más sencilla. Y un poco de presión por el tiempo puede hacer posible resolverla más rápidamente que cuando tienes tiempo de sobra.

Y hablando de postergación, si quieres terminar de postergar de una vez por todas, (hablo de la mala postergación, la que no te permite avanzar), y acabar con el auto sabotaje y cualquier otra cosa que se interponga en tu camino de lograr éxitos, tienes que revisar el temario de nuestro Taller “Organízate con tu Agenda, Tiempo y Dinero”, donde aprenderás la mejor manera de organizarte para conseguir tus metas y darle un mejor uso a tu tiempo.
Espero que esta información te sirva. Te deseo lo mejor
Maca

 

Maca Hernández
Organiza tu vida para vivir mejor
CDMX

Inscripción a nuestro Boletín sin Costo

Llévate el Manual para el Administrador del Condominio sin costo

Llévate la Guía para Organizar el Clóset sin Estrés sin costo

Llévate la Guía para Organizar el Buzón sin costo

El Método 5s para Organizar el Lugar de Trabajo

Compartir: