La alacena es el centro de nuestra cocina, si no la tienes buen surtida, organizada y limpia, no te dará el servicio que necesitas para que puedas resolver el trabajo de la cocina más rápido y más fácilmente.

Algo que nos ocupa y preocupa a las amas de casa es el que no falte nada en la alacena del hogar. Claro que estos consejos que estas a punto de leer se pueden aplicar a cualquier lista de cosas que necesites, no sólo las cosas del hogar. Estos tips te permitirán tener siempre surtida tu alacena sin necesidad de tener que correr porque algo importante falta y que por ello no puedas cocinar o limpiar. Si llevas a cabo estos consejos, verás cómo controlas y planeas cuando vayas de comprar, evitando las emergencias que son las que más tiempo nos roban. ¡Se acabaron esas idas al super por una cosa urgente!

  • Ten siempre cerca de la alacena, en el refrigerador,
    o en cualquier área de la cocina que esté a la mano, un cuaderno de notas pequeño y una pluma que sirva, porque es importante tener la herramienta en el momento en el que la necesitas y no perder tiempo en búsquedas. Yo he comprado en el supermercado unos cuadernos pequeños que vienen con un imán por el reverso y así están siempre a la mano pegados en el refrigerador. Que no falte nunca dónde y con qué anotar! – Cada vez que te des cuenta de que de algo de la cocina o de la alacena queda poco (antes de que se acabe), ve a tu lista y anótalo. No tendrás prisa en irlo a buscar porque todavía quedará algo, y la siguiente vez que planees tus compras, lo surtes, así siempre tendrás el repuesto en el momento en que se termine el que está en uso, y evitarás tener que salir a buscar un solo artículo. – Hay ciertas cosas de las que puedes guardar repuesto en la alacena o en algún otro mueble, como son el jabón de tocador, shampoo, desodorantes personales y del hogar, papel sanitario, pañuelos faciales, pasta dental, cepillos dentales, servilletas etc., para que en el momento en el que se termine algo de lo que estás ocupando, lo tomes de los repuestos, con la obligación de anotarlo entonces en la lista de compras. Tendrás que reponerlo en lo guardado de nuevo para tener la confianza de acudir a él cuando el que acabas de sacar se termine, pero no tendrás prisa de ir a por ello.

    – Entrena a todos en la familia, e inclusive a la chica que te ayuda con el servicio, para que cuando vean que algo se está terminando lo apunten en la lista, y lo mismo si toman algo de los repuestos. En casa lo hacemos y ¡nunca tengo urgencias!

    – Si hay alguna cosa que no encontraste el día que fuiste de compras, al volver al hogar anótala inmediatamente en una nueva lista, porque seguirá pendiente, así nunca olvidarás nada.

    – Planea tus idas al mercado cuando tengas varios artículos anotados y en el momento en el que más se te facilite, dentro de tus actividades pendientes, no solo para facilitarte el trabajo, sino para ahorrar tiempo y dinero, cuando haces compras planeadas, ahorras ambos.

¡Se acabaron esas idas de compras por algo urgente! Con este sistema, nunca te faltará nada en casa, porque igualmente que tengas tu lista del super, también podrás tener tu lista de compras pendientes de otras cosas que no sean de la cocina. Espero que los consejos te sirvan. ¡Organízate en tu hogar para vivir mejor!
Maca

 

Maca Hernández
OrganízateYa!

México, CDMX

Compartir: