Sólo te tomará cinco minutos aproximadamente, tomar de nuevo el control de tus emociones y volver a la productividad. Los pasos son los siguientes:

1.- Vete a un lugar en donde no seas interrumpido por 5 minutos (un cuarto con puerta, un cubículo vacío o sentarte en tu auto).

2.- Cierra tus ojos, reduce el ritmo de tu respiración, mantén tu mente vacía por un momento (lo mejor que puedas).

3.- Hazte la siguiente pregunta: ¿Qué está pasando dentro de mí en este momento? Estás buscando respuestas como “estoy asustado”, “enojado”, “frustrado”, “confundido”.

4.- Hazte una segunda pregunta: ¿Qué es lo que necesito hacer para sentirme mejor? Ahora estás buscando una acción, como: “Necesito delegar”, “debo renegociar la fecha de entrega”, “voy a tomar un descanso”, “voy a rezar”, “voy a pedir ayuda”, “voy a programar una fecha para reorganizarme”.

5.- Lleva a cabo lo que hayas identificado o prográmalo en tu agenda, ahora.

Tú me puedes decir que esto son cosas de los “sentimientos” cuando muchas veces tu situación puede ser de negocios o financiera o de un proyecto. Intenta esta técnica de todas maneras, de veras es una forma rápida de llegar a la raíz de lo que está sucediendo en este momento, para que puedas identificar la forma más apropiada de mejorar tu sentir y tu punto de vista, logrando con esto quitarte el estres y tomar una decisión más objetiva para resolver cualquier situación que se te presente.

No importa si el problema es con los hijos, una situación personal, o de trabajo. Esta técnica te puede ayudar en todo momento a lograr que te relajes y quites de en medio los sentimientos, que son los que generalmente nos ciegan impidiéndonos ver claramente lo que en verdad está sucediendo, y que te sientas menos estresado. Al relajarte, logras ver las cosas más claramente y por lo tanto, tomas una decisión más adecuada al respecto. Espero que te sirva. ¡Organízate y serás feliz!
Maca

Maca Hernandez
OrganízateYa!
México CDMX.

 

Compartir: