Hemos aprendido que nuestra mente inconsciente funciona en términos de metas o de resultados. Una vez que el inconsciente ha aceptado la idea,  puedes apoyarte en ella sin ninguna duda para llevarte hacia esa meta.

 Otro artículo sobre lograr metas

Cualquier cosa que esperas que suceda, está determinada por los pensamientos que merodean tu mente, más la intensidad de las emociones detrás de esos pensamientos. Vale la pena repetirte que nuestro inconsciente no cuestiona la validez de la información que le presentas, solamente la procesa y atrae a ti lo que tú crees que es verdad.

Si practicamos la visualización, para cambiar patrones de hábitos, debemos de vernos a nosotros mismos, actuando y reaccionando de la manera en la que deseamos ser en el futuro, como si ya hubiéramos logrado nuestra meta. No importa cómo hayas actuado el día de hoy o de ayer.

Una vez que nuestro inconsciente asimila nuestro nuevo pensamiento, nuestro cerebro  y mente, trabajando juntos a través de nuestro sistema nervioso central, se harán cargo, y automáticamente asumiremos los patrones del nuevo comportamiento. La clave está en poder imaginar el resultado final tan vívidamente, que nos parezca real y con lujo de detalles.

Hemos aprendido que nuestra mente inconsciente funciona en términos de metas o de resultados. Una vez que el inconsciente ha aceptado la idea,  puedes apoyarte en ella sin ninguna duda para llevarte hacia esa meta. Si le ofrecemos el resultado final, el inconsciente buscará el “cómo” y nos mostrará cómo podemos lograr ese resultado que estamos imaginando.

Piensa en el resultado final en términos de posibilidades presentes. Deben de verse tan claramente que parezcan reales a tu cerebro y a tu sistema nervioso. La meta final de las afirmaciones y visualizaciones es evocar el sentimiento de que la meta ha sido ya alcanzada. Siente como si ya la hubieras logrado, y tu imaginación te empujará hacia ese resultado que deseas. Imagínalo con todos los detalles que puedas y repite el ejercicio de imaginar la meta una y otra vez. No te preocupes al principio acerca de si estás visualizando todos los detalles que podrías, esto lo irás incorporando con la práctica.

Siempre colócate dentro de tu película, obsérvate involucrado en las actividades de tu meta. Si no estás en la película, tampoco estarás en el resultado final. Supongamos que deseas un nuevo auto, define bien la marca y el modelo que deseas y después imagínate dentro de él para que te identifiques con esta meta.

Todos los individuos exitosos han comenzado con una imagen en su mente, han visualizado y afirmado lo que deseaban ser, hacer y tener, y entonces convencieron a su inconsciente con claridad y repetición. Ahora que ya lo sabes, comienza a hacerlo tú también y cuida mucho lo que pienses porque eso es lo que te llegará…
Maca

 

Maca Hernández
OrganízateYa!

México, CDMX

 

Compartir: